Seleccionar página

¿Te has planteado alguna vez el impacto que tiene lo que compras?

¿Te has parado a mirar las etiquetas de tu ropa y ver dónde están fabricadas?

Yo tengo que confesar que no lo había hecho, siempre piensas en que es más cómodo comprar en la tienda más cercana, en que no te puedes permitir prendas más responsables (porque normalmente son algo más caras) y prefieres comprarte mucha más ropa por menos dinero aunque solo te vaya a durar una temporada.

Piensa en esto, puedes comprar 3 prendas que te van a  durar una temporada (a veces menos) o puedes comprar una prenda por el mismo precio que te va a durar años y que te va a hacer sentir bien al saber que estás ayudando a generar un consumo que no sea nocivo para el medio ambiente y las personas. 

Al mirar las etiquetas de mi ropa descubrí que prácticamente toda está fabricada en Bangladesh, China, Egipto, Turquía…Si te pones a indagar  sobre estas fábricas ves en las condiciones en las que están y el daño que esta ropa hace al medio ambiente.

Por eso os traigo 10 formas de iniciarte en la moda sostenible:

  1. Compra cosas que necesites de verdad.

Estamos metidos en una vorágine de compras compulsivas, nos bombardean con anuncios, tendencias, modas…Pero a la hora de la verdad, mucha de la ropa que compramos la usamos solo unas cuantas veces, incluso seguramente tengas ropa con la etiqueta puesta.

Por eso compra cosas con las que te sientas cómodo/a de verdad y sepas que vas a darle uso.

Puedes aprovechar la cuarentena para ordenar tu armario y reflexionar sobre la ropa que tienes, ver si consumes muchas cosas que luego usas solo una vez.

  1. Intercambios de ropa

Muchas de las prendas que no nos ponemos, seguro que les gustan a otras personas.

Una buena idea es quedar con tus amigos o familiares, preparar unos aperitivos, música…y que cada uno lleve la ropa que, por el motivo que sea, ya no usa. Pasaréis un buen rato y le daréis una segunda vida a las prendas.

  1. Customizar la ropa

Puede que tengas unos vaqueros que ya no te gustan, o una camiseta que no te sienta bien pero te gusta el estampado. En internet hay mil vídeos para customizar la ropa de manera muy sencilla sin necesidad de saber coser.

Cortar unos pantalones, poner parches, estampar, quitar las mangas…tendrás una prenda nueva, hecha a tu gusto y totalmente única.

(Os adelanto que haré algún tutorial sobre esto)

  1. Llevar nuestra ropa a arreglar

Si nunca lo habéis hecho os va a sorprender, pensamos que es algo caro y realmente merece la pena.

Puede que tu cuerpo haya cambiado, que te equivocaras con la talla o que se te haya hecho algún agujero, busca un taller de tu barrio y llévale todas las prendas que quieras que te ajuste.

No sólo estás evitando generar un residuo, evitar una compra innecesaria, sino que además ayudarás a un pequeño comercio de tu ciudad.

  1. Rescata prendas de familiares

Suelen tener verdaderas joyas que se han vuelto a poner de moda, igual necesitan un arreglillo pero piensa que puede ser algo completamente original y que te dure años.

Complementos, gafas de sol, bolsos, corbatas, chaquetas…eso si ¡Pídeles permiso!

  1. Busca marcas responsables

Están surgiendo nuevas marcas que tienen una política responsable con el medio ambiente y con los trabajadores, investiga esas marcas y compra ropa que te haga sentir bien.

Os dejo un link de una página que se llama “Carro de combate” que está haciendo un directorio de empresas que fabrican de forma responsable por si queréis echarle un ojo.

Por internet encontraréis muchas más.

  1. Alquiler de ropa

Suena muy engorroso y bastante desconocido aquí, pero es una buena opción que en otros países está mucho más instaurada. Para un evento especial, por ejemplo, te sueles comprar algo que rara vez vuelves a usar. Puedes alquilarlo y no generar un residuo más en tu armario.

El Blog Esturirafi, ha hecho una recopilación de 10 PLATAFORMAS DE ALQUILER DE ROPA EN ESPAÑA. Os dejo el link también: AQUÍ

Si te encanta la moda, podrás tener acceso a prendas que de otra forma te resultaría muy costoso o llevar a cada evento algo distinto sin necesidad de tener el armario lleno de cosas inservibles.

  1. Tiendas de segunda mano

Si tienes la suerte de que haya donde vives, es una opción súper interesante, además de contribuir a una economía más circular, encontrarás piezas con historia y personalidad.

Yo soy de Ciudad Real y aquí no hay, pero puedes comprar en aplicaciones a gente que esté cerca de ti y poner las cosas que no usas, además de no generar un residuo te puedes ganar un dinerillo.

También puedes aprovechar cuando viajes a lugares donde exista este tipo de tiendas, es un buen recuerdo saludable para el medio ambiente.

  1. Pequeño comercio

No quiere decir que todo lo que se venda en el pequeño comercio va a ser sostenible, pero siempre es una garantía de proximidad.

Si tienes que elegir entre dos opciones no ecológicas el pequeño comercio tiene menos impacto sobre el medio ambiente que las grandes multinacionales y se producirá un reparto de la riqueza más equitativo.

Este es un concepto más social que medio ambiental, lo ideal sería un producto ecológico de pequeño comercio.

  1. Cuestiónate el origen de las prendas

Un gran avance sería que todos antes de comprar nos planteáramos si nos sentimos cómodos llevando esa prenda, si sabemos de dónde viene y lo que eso implica.

Crear una conciencia colectiva de consumo responsable nos ayudará a demandar prendas más sostenibles y obligará a las empresas a que inviertan en mejorar las condiciones de sus trabajadores y de su respeto al medio ambiente. Fomentaremos marcas que contribuyan a sumar en la lucha contra las injusticias humanas y ambientales.

Este artículo surge en medio de la Fashion Revolution week.

La iniciativa se lleva celebrando desde que se produjo, en 2013, el derrumbamiento del edificio en Rana Plaza en Dhacca Bangladesh donde murieron  1138 personas y otras 2.500 resultaron heridas. En este edificio se confeccionaba ropa para multinacionales mundialmente conocidas, algunas de ellas españolas.

Desde entonces se afianzó la idea de que la moda rápida no es sostenible y que el modelo de consumo debe cambiar.

Os dejo el enlace de la página de Fashion Revolution, tiene muchísimas cosas muy interesantes.

Gracias por estar ahí