Seleccionar página

Estos pequeños animales polinizadores y productores de miel son mucho más importantes de lo que nos podríamos imaginar pero ¡Están en peligro! Te cuento la problemática a la que se enfrentan y lo que cada uno podemos hacer para mejorar su situación.

El 37 % de las poblaciones de abejas y el 31 % de las poblaciones de mariposas están disminuyendo

Día de las abejas. 20 de mayo

El 20 de mayo ha sido declarado por la ONU el Día Mundial de las abejas.

El objetivo es fomentar el cuidado de estos animales que, junto con otros polinizadores, son fundamentales para el crecimiento de la vida vegetal.

El tema de este año es “Compromiso con las abejas”, con especial atención a la producción apícola y las buenas prácticas adoptadas por los apicultores de todo el mundo para apoyar sus medios de vida y ofrecer productos de alta calidad.

El ser vivo más importante del planeta

Las abejas han sido declaras el ser vivo más importante del planeta por el “Instituto Earthwatch” en la reunión de la Real Sociedad Geográfica de Londres (Royal Geographical Society). Los expertos en vida silvestre y científicos aseguran que las abejas son cruciales para la fecundación de las flores y de ellas depende, en gran medida, la supervivencia de muchos de los cultivos y superficies naturales a nivel mundial.

Es más, las abejas forman parte de una larga lista de animales en peligro, entre las que se encuentran numerosas especies de polinizadores.

Casi el 90 % de las especies de plantas con flores silvestres dependen, al menos en parte, de la transferencia de polen por animales.

Las causas de que las abejas estén viendo reducir su población tremendamente son, entre otras:

  • El uso incontrolado de pesticidas.
  • Deforestación.
  • Especies invasoras (como la avispa asiática, por ejemplo).
  • Pérdida de hábitats naturales.
  • Monocultivos (reducen la variedad de alimento).
  • Falta de alimento en zonas urbanas.
  • Contaminación.
  • Cambio climático.

La evaluación realizada por el IPBES (Plataforma Intergubernamental de Políticas Científicas para la Biodiversidad y los Servicios de los Ecosistemas) concluye que el 75% de nuestros cultivos alimentarios y casi el 90% de las plantas con flores silvestres, dependen al menos en cierta medida de polinización animal.

Más de tres cuartos de los tipos principales de los cultivos alimentarios mundiales dependen en cierta medida de animales polinizadores para el mejor rendimiento y/o calidad de las cosechas.

Las especies dependientes de polinizadores abarcan muchos cultivos de frutas, vegetales, semillas, nueces y aceites, que suministran micronutrientes, vitaminas y minerales necesarios para la dieta humana, por lo que contribuyen a una alimentación saludable.

La gran mayoría de las especies de polinizadores son salvajes, incluidas más de 20.000 especies de abejas, algunas especies de moscas, mariposas, polillas, avispas, escarabajos, pájaros, murciélagos y otros vertebrados.

 

 Se estima que entre el 5 y el 8% de los cultivos dependen de la polinización animal. A ese porcentaje se le atribuye entre 235 y 577 mil millones de dólares que dependerían de los animales polinizadores directamente.

La polinización animal juega un papel vital como regulador del servicio de los ecosistemas en la naturaleza. Aproximadamente el 87.5 % (unas 308.000 especies) de las plantas silvestres del mundo en flor dependen, al menos en parte, de la polinización animal para reproducción sexual.

Los polinizadores juegan un papel central en la estabilidad y el funcionamiento de muchas redes de alimentos terrestres, ya que las plantas silvestres proporcionan una amplia gama de recursos como alimento y refugio para muchos otros invertebrados, mamíferos, aves y otros taxones.

Aquí os muestro una gráfica del “Informe de evaluación sobre polinizadores, polinización y producción de alimentos“, antes mencionado del IPBES, donde se muestra el porcentaje de dependencia de la polinización media por animales de los principales cultivos mundiales, consumidos directamente por lo humanos y comercializados en el mercado global

¿Qué puedes hacer tú?

Después de conocer todo esto, te voy a dar una buena noticia, tú puedes colaborar para que este daño sea menor.

En primer lugar apuesta por comprar productos locales y ecológicos.

Actualmente la producción ecológica está aumentando notablemente y en el mercado podemos encontrar numerosos productos que se cultivan y desarrollan de manera respetuosa con el medio ambiente, sin uso de contaminantes químicos, pesticidas, con rotación de cultivos, etc.

Cultiva flores: el cultivo de flores en ventanas, balcones y jardines es una buena forma de proporcionar alimento a las abejas. Además tiene muchos más beneficios, tener flores en casa sube el ánimo y su cuidado es relajante. Imagínate tu calle con los balcones llenos de flores, además de un beneficio estético contribuyendo al medio ambiente.

Eso sí, te advierto que una vez que empieces ¡¡no vas a poder parar!!

Cuando veas una abeja, no te asustes y la mates, parece algo muy obvio pero mil veces hemos estado en una reunión al aire libre y cuando alguna abeja curiosa se acerca a nuestra comida hay alguien que la intenta matar e incluso lo consigue. Es suficiente con tapar la comida con un plato o una servilleta e ir levantándola para comer, poner velas también suele espantarlas.

Ten en cuenta que ellas tienen mucho más miedo que tú y no ganan nada picándote (al revés).

Exigir a los gobiernos políticas que favorezcan la agricultura sostenible, los policultivos y la producción respetuosa con el medio ambiente, mediante apoyo a campañas que favorezcan este tipo de iniciativas.

Crea conciencia, comparte en redes sociales, coméntalo con conocidos y familiares y genera debate.

Esto no es más que el reflejo de nuestra relación con la naturaleza y augura un futuro muy desalentador si no tomamos medidas desde hoy.

Pero la buena noticia es que podemos mejorar, aplicar los consejos que os he dado y muchos más, para que vayamos reduciendo ese impacto negativo y aprendamos a convivir en armonía con todos los seres vivos.

Fuentes: